Las 10 tendencias más importantes del 2012 en las bibliotecas universitarias

El ACRL Research Planning and Review Committee publicó en el vol. 73, n.6 de la revista College & Research Libraries en junio de 2012 lo que entendían que eran las 10 tendencias más importantes de 2012 en las bibliotecas universitarias. Se trata de un ejercicio que hace cada dos años la ACRL para actualizar los conocimientos, las prácticas, planificaciones y previsiones que se tienen en estas bibliotecas. Las resumimos aquí por si sirve de inspiración para los alumnos que tienen que hacer trabajos de fin de grado, de fin de máster. 

  • Comunicar valor: las bibliotecas deben aportar pruebas del valor que aportan a las instituciones académicas. Las bibliotecas tienen que demostrar con razones convincentes por qué las instituciones deben seguir apoyándolas. Hay que demostrar cómo las bibliotecas se involucran de forma activa en la enseñanza, el aprendizaje, la investigación y cómo contribuyen al éxito de los estudiantes, los profesores y la institución en general.
  • Curación de datos: cada vez hay más repositorios, cada vez se trabaja con tipos diferentes de datos (datasets de investigación, por ejemplo). Los bibliotecarios deben jugar un importante papel en el diseño, implementación y gestión de datos, para su descripción, para su almacenamiento eficiente, para su preservación, para su reutilización...
  • Preservación digital: a medida que las colecciones digitales crecen y maduran se hace cada vez más evidente la falta de una planificación a largo plazo para su preservación. Es necesario definir una arquitectura, una política o unas directrices para crear, acceder y preservar el contenido digital.
  • Los cambios disruptivos en la educación superior: los cambios que se avecinan en la educación universitaria van a impactar de lleno a las bibliotecas universitarias. Con cursos a distancia, con cada vez menos gente acudiendo a la biblioteca a leer libros en papel. ¿Qué van a hacer los bibliotecarios? ¿Qué colecciones desarrollarán? ¿Cómo se relacionarán con sus usuarios? ¿En qué se convertirán las bibliotecas?
  • Las tecnologías de la información siguen siendo un gran reto. La gente quiere acceder a información y a redes sociales en cualquier momento, desde cualquier lugar por lo que trabajar en la nube seguirá siendo una tendencia en crecimiento. Pero también aquí las bibliotecas deberán demostrar que son capaces de idear un modelo sostenible basado en los contenidos abiertos, de ayudar a la educación basada en juegos, de formar a los estudiantes para mejorar sus competencias digitales, de crear y gestionar las métricas que ayuden a los investigadores en sus procesos de promoción, de evaluación o de descubrimiento de recursos pero también con sistemas de descubrimiento basados en escala web y no en escala local, etc.
  • Entornos móviles, que están cambiando la forma en la que se produce, se envía y se consume información, por lo que será necesario adaptar el modelo tradicional.
  • Adquisiciones de e-books solo a petición: con las colecciones digitales no tiene sentido comprar para tener grandes colecciones y resulta más eficiente esperar a que los usuarios indiquen qué es lo que quieren que se adquiere y adquirirlo sólo cuando haya sido solicitado y no solo por si acaso. Esto obligará también a revisar los modelos de licencias de uso, de mejorar estadísticas tipo COUNTER, de permitir la portabilidad entre dispositivos y plataformas, etc.
  • Comunicación científica, los modelos de publicación, para revistas científicas y textos universitarios está cambiando profundamente, con repositorios y generación de servicios de edición completamente nuevos en los que hay que asesorar sobre derechos de autor, visibilidad de las publicaciones, preservación, metadatos...
  • Dotación del personal: se necesita personal creativo, con formación continua, hay que reorganizar el trabajo, crear nuevas figuras. Un cambio radical en la formación y las tareas que han estado haciendo hasta ahora.
  •  Conductas y expectativas de los usuarios: todos los aspectos de la búsqueda de información, selección, accesibilidad y uso de las fuentes se han modificado y la biblioteca ya no es la primera fuente a la que acude la gente a buscar información. La gente quiere 24/7 y acceso inmediato a los recursos, todo lo demás será descartado. Queda el reto de volver a convertir a la biblioteca en una fuente de información fiable de primera instancia y no de última, después de google, facebook o lo que quieran que utilicen los usuarios.

 

Español